Saltar al contenido

Venezuela es el comodín de Rusia en la disputa por el Medio Oriente

12 abril, 2019
Venezuela es el comodín de Rusia en la disputa por el Medio Oriente (1)

Eloy Torres, licenciado en Filosofía e Historia de la Universidad Babes-Bolyai en Rumania, aseguró que el gobierno de Vladimir Putin podría estar utilizando su presencia en Venezuela para asegurar su acceso al mar Mediterráneo por Siria

El gobierno de Rusia es uno de los grandes pilares que respaldan a Nicolás Maduro ante las organizaciones internacionales, mientras que Estados Unidos se ha convertido en el mayor aliado de la oposición venezolana.

Ambos países han mantenido una disputa geopolítica en el Medio Oriente, siendo la base militar de Tartús, en Siria, uno de los puntos clave del conflicto. Este centro de operaciones brinda a Rusia una apertura hacia el mar Mediterráneo, lo que amplía sus posibilidades de expandirse hacia occidente.

Eloy Torres, licenciado en Filosofía e Historia de la Universidad Babes-Bolyai en Rumania, considera que Vladimir Putin, presidente de Rusia, quiere mantener el área bajo su poder. A fin de lograrlo, agrega el especialista, el jefe del Estado ruso planea utilizar la relación con Venezuela para que Estados Unidos disminuya su presencia en la región.

“Rusia pretende reforzar su espacio geopolítico convirtiendo a Venezuela en un comodín, al utilizarla como una ficha de intercambio por Latakia y Tartús”, indicó Torres a El Nacional.

Resaltó que el Kremlin nunca había tenido acceso a las “aguas calientes”, nombre utilizado por los expertos para referirse a las conexiones que brinda el mar Mediterráneo con el océano Índico y el Atlántico.

Donald Trump y Vladimir Putin reunidos en Helsinki el 16 julio del 2018 | EFE

La posición de Eloy Torres es compartida por Carlos Luna, director del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales, quien explicó que la política exterior de Rusia se divide en dos categorías: “Extranjeros cercanos y extranjeros lejanos”.

Dentro de los “extranjeros cercanos” se encuentran países como Siria y Ucrania, considerados por los rusos como fundamentales para su visión expansionista, indicó el experto en política internacional.

“En cambio, Venezuela está entre los ‘extranjeros lejanos’, unos espacios geopolíticos a los que no tienen acceso y no son prioritarios dentro de su política exterior, pero que si pudieran entrar en su disputa sería sumamente positivo”, afirmó.

Armamento ruso en Venezuela

El 24 de marzo llegaron 2 aviones rusos al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Maiquetía, con 99 militares y 35 toneladas de cargamento, y reavivaron los temores de una escalada con implicaciones internacionales en Venezuela.

La presencia de las tropas se da durante una crisis política en Venezuela protagonizada por el enfrentamiento de Juan Guaidó, quien se juramentó como presidente interino de la República el 23 de enero, y Nicolás Maduro, cuyo segundo mandato no es reconocido por más de 50 países, debido a las irregularidades que hubo durante las elecciones presidenciales.

Batería antiaérea S-300 durante las maniobras Bicentenario Angostura | Getty Images

A principios de este año, durante las maniobras Bicentenario Angostura, se mostró la batería antiaérea S-300 de origen ruso adquirida por el fallecido presidente Hugo Chávez Frías en el año 2009. El equipo, que está desplegado en la base Capitán Manuel Ríos, a 100 kilómetros de Caracas, tiene un alcance máximo de 200 kilómetros para aeronaves y 40 kilómetros para misiles balísticos.

“Todo esto es una especie de bluff que está montando Putin con Maduro para hacerle creer al mundo, y especialmente a Venezuela, que aquí se está realizando la gran batalla mundial en contra de Estados Unidos. Simplemente están utilizando a Maduro como un peoncito para alcanzar determinados objetivos”, opina Torres.

Bashar al Assad, presidente de Siria, dijo en la reunión con el canciller Jorge Arreaza el 4 de abril en Damasco, que “lo que sucede en Venezuela es parecido a lo que pasó en Siria”, afirmación que fue aceptada por el venezolano, pero negada tajantemente por los expertos consultados por El Nacional.

“La pretensión del gobierno de querer asociar a Venezuela con la realidad siria es una irresponsabilidad que no tiene parangón en ningún contexto, porque nosotros no tenemos ninguna lucha sectaria”, dijo Torres.

Jorge Arreaza se Reunión con Bashar al Assad en Damasco el pasado jueves 4 de abril | AFP

El también profesor de la Universidad Central de Venezuela destacó que la lucha del país oriental es sectaria y responde a una “realidad geopolítica muy particular”, a diferencia de la de Venezuela que se centra alrededor de un objetivo en particular: “Defender la Constitución Nacional”.

Asimismo, Luna agregó que las condiciones para una guerra civil como la ocurrida en Siria no están dadas en Venezuela porque en un conflicto bélico ambas partes buscan la solución por medio de la violencia.

“Aquí lo que vemos es a un régimen que armó a unos grupos paraestatales, conocidos como colectivos, con el fin de enfrentar a un pueblo que en su mayoría piensa que la forma de resolver el problema es por medio del voto universal, directo y secreto”, puntualizó.

A %d blogueros les gusta esto: