Saltar al contenido

Venezolanos presentan una de cada cinco nuevas solicitudes de asilo, según la ONU

19 junio, 2019
Venezolanos presentan una de cada cinco nuevas solicitudes de asilo, según la ONU

Cuando Johan Álvarez no pudo proporcionar más de una comida al día a su joven familia, supo que era hora de irse de Venezuela.

Con su esposa y su hijo pequeño, el joven de 25 años emprendió un largo viaje en autobús a través de tres naciones para llegar a Perú a principios de este año.

Ahora están entre una oleada creciente de venezolanos que piden ser reconocidos como refugiados.

Un informe de las Naciones Unidas publicado el miércoles encuentra que los venezolanos representan al grupo más grande del mundo que presenta nuevas solicitudes de asilo. Aquellos que huyeron de la problemática nación sudamericana realizaron más de una de cada cinco solicitudes de asilo en 2018, una cifra más alta que la de las personas que escaparon de Afganistán y Siria.

Pero Venezuela no está en medio de la guerra y muchos gobiernos extranjeros se resisten a reconocer a los migrantes como refugiados.

En un reciente día nublado en la capital de Perú, Álvarez hizo una fila con otros cien venezolanos que solicitaron asilo, con la esperanza de que la historia de hambre de su familia en casa fuera suficiente para obtener el estatus de refugiado.

“No es una guerra de armas”, dijo. “Pero es una guerra de supervivencia”.

A medida que la crisis de Venezuela se prolonga, el número de personas que huyen está aumentando en números alarmantes. Las Naciones Unidas estiman que ahora hay 4 millones de venezolanos viviendo en el extranjero, una cuarta parte de los cuales ha huido desde noviembre. La Organización de los Estados Americanos estima que el número podría llegar a 7,5 millones para fines de 2020.

La definición ampliamente utilizada de refugiado es alguien que ha huido de su país de origen debido a la persecución, la guerra o la violencia. Los solicitantes de asilo generalmente tienen que demostrar que no pueden regresar debido a un temor fundado de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, opinión política o membresía en un grupo en particular.

Pero una definición más abarcadora en la Declaración de Cartagena de 1984 incluye a las personas que huyen del hambre y la pobreza como resultado del colapso del estado de derecho, condiciones que está experimentando un grupo mucho más amplio de venezolanos.

La pareja de inmigrantes venezolanos Johan Alvarez y Daniela Tovar, con su hijo Matías, hablan durante una entrevista frente a la oficina de refugiados dirigida por la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Especial para los Refugiados de Perú, donde esperan solicitar el estatus de refugiado en Lima, Perú, el martes 18 de junio. 2019. Cuando Alvarez, de 25 años, no pudo proporcionar más de una comida al día a su joven familia, supo que era hora de irse de Venezuela. En Perú, trabaja en una fábrica de velas y puede proporcionar tres comidas al día. (Foto AP / Martin Mejia)

Hasta la fecha, más de 460,000 venezolanos han buscado asilo, incluyendo casi 350,000 solo en 2018, según la ONU. Un gran número de esas solicitudes se están presentando en Perú, donde ahora residen unos 800,000 venezolanos.

El año pasado, Perú recibió 192,500 reclamos, un número asombrosamente alto que ha creado un retraso. Un poco más de 1.000 venezolanos han aprobado sus solicitudes de asilo. En todo el mundo, solo unos 21,000 venezolanos han sido reconocidos como refugiados hasta la fecha.

El informe de la ONU publicado el miércoles señala que la crisis migratoria de Venezuela ha asumido cada vez más las “características de una situación de refugiado” y dice que está claro que las consideraciones de protección internacional “son aplicables a la mayoría de los venezolanos”. Estas protecciones podrían evitarles la deportación.

“La gente que huye de Venezuela lo está haciendo en circunstancias cada vez más complejas”, dijo Federico Agusti, el representante de la agencia de la ONU para los refugiados en Perú. “No es solo una crisis humanitaria. La razón por la que tuvieron que irse es porque su vida estaba en peligro “.

David Smolansky, un líder opositor a Venezuela que escapó en un viaje a través de la jungla de Brasil, es ahora el coordinador de un grupo de trabajo de migrantes liderado por la Organización de Estados Americanos con sede en Washington. Ha viajado por las Américas para alentar a las naciones a aplicar la Declaración de Cartagena, que fue firmada por varias de las naciones latinoamericanas a las que llegan los venezolanos.

“Si les concede el estatus de refugiado, les garantizará protección”, dijo. “Creo que creará un compromiso de la comunidad internacional para cooperar más”.

Aceptar una definición más amplia de quién constituye un refugiado es particularmente relevante en Colombia, donde ha huido un gran número de venezolanos.

A pesar de recibir aproximadamente 1.3 millones de venezolanos, la vecina Colombia ha recibido solo 2,729 solicitudes de asilo, según datos de la ONU. Se desalienta la solicitud de muchos migrantes porque el proceso puede demorar hasta dos o tres años. A otros se les ha dicho que solo se reconocerán los casos estrictos de persecución política o deserción.

Gabriel Valles es uno de los que esperan que se acepte su aparente caso en el país vecino de Venezuela.

El venezolano Gabriel Valles, un ingeniero de sistemas y activista de la oposición de 32 años, posa para un retrato en Bogotá, Colombia, el martes 18 de junio de 2019. Valles pasó más de cuatro años en cárceles venezolanas, incluidos dos años en la temida agencia de inteligencia. donde estuvo a cinco niveles bajo tierra, conocido como “La tumba”. (Foto AP / Ivan Valencia)

El ingeniero de sistemas y activista de la oposición de 32 años pasó más de dos años en un centro de detención de alta seguridad de Venezuela, dirigido por la temida agencia de inteligencia del gobierno, que se encuentra a cinco niveles subterráneos y se conoce como “La Tumba”.

Recordó que no había ventanas y las luces casi siempre se mantenían encendidas.

La única manera de saber si podía ser de día o de noche era con el zumbido de una línea de metro que corría cerca. Si los trenes pasaban con más frecuencia, razonó, debe ser de día.

“Siempre me pregunté si las personas que tomaron el metro de Caracas tenían alguna idea de que debajo de ellos existe un lugar donde las personas están encarceladas”, dijo.

Fue trasladado a otra cárcel antes de ser liberado después de casi cuatro años tras las rejas, y más tarde solicitó asilo en Colombia.

Valles actualmente tiene permiso para trabajar y vivir en el país durante 90 días. Aunque se puede renovar repetidamente, dijo que las compañías se han mostrado renuentes a contratarle, sin tener ninguna garantía de que tendrá un estatus legal por más de tres meses.

Muchos de sus compatriotas se encuentran en una situación aún más difícil: más de un tercio de los venezolanos en Colombia no tienen un estatus legal, lo que a menudo los obliga a aceptar trabajos mal pagados e incluso abusivos en el mercado negro.

“Los venezolanos en Colombia deben ser tratados como refugiados”, dijo. “Por muchas razones distintas de si hay o no un conflicto armado”.

Varias naciones, incluida Colombia, continúan eliminando por la fuerza a los migrantes a pesar de los peligros que podrían enfrentar en su país, mientras que otros países se enfrentan a una gran cantidad de problemas adicionales.

Estados Unidos ha recibido alrededor de 81,800 solicitudes de asilo de venezolanos y el presidente Donald Trump dijo recientemente que su gobierno está considerando otorgar el estatus de protección legal temporal a miles de venezolanos que han huido.

La migrante venezolana Alejandra Zambrano, quien dijo que es una periodista desempleada, espera su turno para cruzar la frontera de Ecuador a Tumbes, Perú, el sábado 15 de junio de 2019. Un informe de Naciones Unidas publicado el miércoles revela que los venezolanos ahora representan el grupo más grande del mundo. Presentar nuevas solicitudes de asilo. (Foto AP / Martin Mejia)

Pero Niels Frenzen, profesor de derecho y director de la clínica de inmigración de la Universidad del Sur de California, dijo que el empuje del TPS enfrenta una batalla cuesta arriba debido al dilema político que crea para Trump y su postura dura sobre la inmigración.

“Tienes estos deseos políticos opuestos, al menos en el actual gobierno de los Estados Unidos”, dijo.

En Perú, el número de solicitudes de asilo está aumentando en parte porque se ha vuelto más fácil hacer solicitudes. En la frontera, los venezolanos pueden presentar sus documentos para la condición de refugiado, que es una de las únicas formas en que pueden ingresar después de la implementación de nuevos requisitos que hicieron imposible cruzar sin un pasaporte.

Para Álvarez, solicitar tal estatus fue su mejor opción.

Dijo que su salario en una licorería en Venezuela solo le daba a su familia suficiente dinero para comer una vez al día por la tarde. Cuando su hijo recién nacido se volvió anémico y desnutrido, decidieron huir.

“Sentí que mi estómago se estaba consumiendo”, dijo.

Un familiar que vive en el extranjero le envió $ 450 para el largo viaje a Lima, donde ahora trabaja en una fábrica de velas. Aunque gana solo $ 329 al mes, dijo que su familia come tres veces al día.

Regresar a Venezuela, dijo, sería el equivalente a regresar a una nación en guerra.

“La guerra es con los que venden alimentos, con los hospitales, con el gobierno”, dijo. “Quiero el estatus de refugiado porque estoy buscando un futuro para mi hijo”.

A %d blogueros les gusta esto: