Temor en EE UU a que el matrimonio gay siga el mismo camino que el aborto

El matrimonio Gay ” homosexual” y el derecho a usar anticonceptivos, igual que el aborto hasta ahora, no están protegidos por ninguna ley a nivel federal que los reconozca explícitamente.

La opinión pública estadounidense expresó este domingo temor a que otras decisiones tomadas hace años por el Tribunal Supremo como la legalidad del matrimonio gay o el derecho a usar métodos anticonceptivos sean revocadas por la Corte tal y como ha ocurrido con el derecho al aborto.

Medios como el Wall Street Journal, el Washington Post y la cadena CNN coincidieron en señalar que la misma lógica constitucional usada para revocar la sentencia que daba amparo legal al aborto podría usarse para terminar con varios derechos dictados por la jurisprudencia pero que no están directamente recogidos en ninguna ley federal.

El principal argumento usado el viernes por la mayoría conservadora del Supremo para revocar la sentencia de 1973 bautizada como «Roe v. Wade» que protegía legalmente el aborto fue que este no está recogido explícitamente en la Constitución de EE.UU -que data de 1787-, y que la Corte de 1973 se había excedido en su interpretación de la Carta Magna.

El matrimonio homosexual y el derecho a usar anticonceptivos, igual que el aborto hasta ahora, no están protegidos por ninguna ley a nivel federal que los reconozca explícitamente, sino que emanan de las interpretaciones que en su momento hicieron los magistrados del Tribunal Supremo con respecto a su encaje en la Constitución.

En el fallo del viernes, el magistrado del Supremo Clarence Thomas -el único afroamericano de la Corte y uno de los jueces más conservadores- emitió una opinión propia en la que animó directamente a sus compañeros a revisar otras sentencias emitidas en el pasado usando el mismo prisma que en la decisión sobre el aborto.

«Tenemos el deber de corregir el error establecido en precedentes como Griswold, Lawrence y Obergefell», escribió Thomas en su opinión.

Estos tres casos mencionados por el juez son los que protegen, respectivamente, el derecho a obtener métodos anticonceptivos (1965). También, el derecho a tener relaciones sexuales privadas (2003) -que de forma implícita prohibió cualquier castigo a la homosexualidad. Así como también el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo (2015).

Las palabras de Thomas tienen especial relevancia porque son una señal clara para que los grupos conservadores que luchan contra este tipo de cuestiones en los tribunales lleven su batalla legal al Supremo, sabedores ahora de que allí tienen por lo menos un aliado, y quizá el apoyo de la mayoría.

El juez Clarence Thomas sugirió revisar las anteriores decisiones sobre los homosexuales y la anticoncepción.

La decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de anular el derecho constitucional al aborto otorga una hoja de ruta para acabar con otras libertades relacionadas con el matrimonio, la sexualidad y el control de la natalidad, dijeron el viernes tres magistrados progresistas del tribunal.

El fallo del viernes, de cinco a favor y cuatro en contra y redactado por el juez conservador Samuel Alito, anuló la decisión del caso Roe v. Wade de 1973, que legalizó el aborto en todo el país.

Los tres jueces liberales de la Suprema condenaron el fallo por considerarlo “catastrófico” y jurídicamente defectuoso, ya que permitiría a los estados obligar a una mujer a llevar a término un embarazo y, en algunos estados, “a dar a luz al hijo de su violador”.

También explicaron la amenaza que supone la sentencia para otros derechos que el tribunal ha reconocido en decisiones a lo largo de décadas en virtud de un principio jurídico llamado “debido proceso sustantivo” que surge de la 14ª Enmienda de la Constitución de Estads Unidos, que impide a los estados infringir las libertades sin el “debido proceso legal”.

Según jurista el fallo contra el aborto puede traer problema a otras libertades en Estados Unidos

Estos precedentes salvaguardaron una serie de libertades personales, como la anticoncepción en una decisión de 1965, el matrimonio interracial en 1967, la intimidad entre personas del mismo sexo en 2003 y el matrimonio gay en 2015.

“No podemos entender cómo alguien puede confiar en que la opinión de hoy será la definitiva en estos casos”, escribieron los jueces.

Los magistrados aconsejaron a la opinión pública a ser escéptica ante la afirmación de la mayoría del tribunal de que el fallo no debe tomarse como base para poner en duda otros precedentes “que no se refieren al aborto”.

“Piense en alguien que le dice que la torre de Yenga simplemente no se derrumbará”, escribieron los jueces disidentes, refiriéndose a un juego de bloques de madera apilados precariamente.

De hecho, Thomas pidió al tribunal que desechara definitivamente esos precedentes sobre el debido proceso sustantivo.

En futuros casos, dijo Thomas, “deberíamos reconsiderar todos los precedentes de este tribunal sobre el debido proceso sustancial”, mencionando específicamente las sentencias que protegen los derechos a la anticoncepción, la intimidad entre personas del mismo sexo y el matrimonio homosexual.

Biden y El Partido democráta estan preocupados por el fallo sobre el aborto pueda afectar al matrimonio gay.

El presidente Joe Biden dijo a los estadounidenses que se preparen para nuevas amenazas a los derechos establecidos por parte de los conservadores de este tribunal.

“He advertido sobre cómo esta decisión pone en riesgo el derecho más amplio a la intimidad para todos”, dijo Biden. “… El derecho a tomar las mejores decisiones para su salud.

El derecho a utilizar métodos anticonceptivos, de una pareja casada en la intimidad de su dormitorio”.

Aunque los derechos sustantivos al debido proceso no se mencionan explícitamente en la Constitución, están vinculados a la privacidad personal, la autonomía, la dignidad y la igualdad.

La sentencia del caso Roe reconoció que el derecho a la intimidad personal en virtud de la Constitución protege la decisión de una mujer de interrumpir su embarazo.

Críticos conservadores del principio del debido proceso sustantivo han dicho que la norma permite indebidamente que jueces no elegidos tomen decisiones políticas que sería mejor dejar a los legisladores electos.

El fallo del viernes se produjo en torno a un caso relacionado con una ley de Misisipi que prohíbe los abortos después de las 15 semanas de embarazo.

Noticia.Today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.