Internacionales

Presuntos agentes iraníes intentaron raptar a una periodista en Nueva York, meterla en un barco y enviarla a Venezuela

Presuntos agentes iraníes intentaron raptar a una periodista en Nueva York, meterla en un barco y enviarla a Venezuela

La periodista y activista estadounidense Masih Alinejad, de ascendencia iraní y crítica abierta del gobierno de Teherán, confirmó en Twitter que ella era el objetivo del presunto complot. «Agradezco al FBI por frustrar el complot del Ministerio de Inteligencia de la República Islámica de Irán para secuestrarme», dijo

Cuatro ciudadanos iraníes fueron acusados el martes de conspirar para secuestrar a una periodista en Nueva York y llevarla ilegalmente a Irán, incluso posiblemente vía Venezuela, dijo el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Sin ser nombrada por el comunicado, la periodista y activista estadounidense Masih Alinejad, de ascendencia iraní y crítica abierta del gobierno de Teherán, confirmó en Twitter que ella era el objetivo del presunto complot.

«Agradezco al FBI por frustrar el complot del Ministerio de Inteligencia de la República Islámica de Irán para secuestrarme», dijo, al filmarse junto a una ventana desde la que se ve un carro policial.

«Este complot fue orquestado por (el gobierno de) Rohani», añadió, en referencia al presidente iraní Hasan Rohani, visto como un moderado.

Alinejad también es fundadora del movimiento My Stealthy Freedom, que anima a las mujeres a quitarse el hijab, el velo musulmán que cubre la cabeza.

La Casa Blanca condenó este miércoles el supuesto plan de agentes iraníes para secuestrar a la periodista estadounidense-iraní en Estados Unidos, dijo la portavoz Jen Psaki.

Querían llevar a la periodista a Venezuela

Alinejad dijo estar «en shock» por los supuestos preparativos de Teherán para secuestrarla en Nueva York, y llamó a Occidente a reaccionar con firmeza.

«Es increíble, todavía no puedo creer que aquí en Nueva York la República Islámica haya podido amenazarme, seguirme… A mí, una ciudadana estadounidense-iraní, aquí en territorio de Estados Unidos de América», dijo al canal de televisión CNN.

La justicia estadounidense anunció el martes la inculpación de cuatro «agentes de la inteligencia iraní», y los acusó de querer secuestrar a Alinejad, una periodista de 44 años de edad, y militante feminista en el origen del movimiento contra el velo en Irán.

Irán rechazó las acusaciones y las consideró «absurdas y sin fundamento».

Alinejad, que se fue definitivamente de Irán en 2009, explicó que hace ocho meses recibió la visita del FBI, que le recomendó abandonar su domicilio, en el distrito de Brooklyn, y no viajar al extranjero. Pero no se dio cuenta entonces de la amplitud del complot.

«Los detalles son chocantes, los conocí ayer (martes)», dijo. «¡Me seguían y querían meterme en un barco en dirección a Venezuela!», afirmó la periodista.

Periodistas críticos de Teherán y disidentes han sido detenidos en el extranjero en el pasado, incluidos algunos con doble nacionalidad que «son utilizados como moneda de canje en negociaciones sobre el dossier nuclear iraní», recordó Alinejad.

Pidió mano dura a Biden

«Lo que me rompe el corazón es que esto es así desde hace 40 años y que ningún gobierno occidental ha adoptado medidas firmes», dijo. Se declaró «decepcionada» por el gobierno estadounidense de Joe Biden.

«Espero que actúe con firmeza, quiero que el gobierno Biden sea fuerte, en vez de intentar alcanzar acuerdos» con los iraníes, declaró.

Biden relanzó en abril las negociaciones con Teherán para intentar rescatar el acuerdo internacional de 2015 destinado a impedir que Irán se dote del arma nuclear. Su predecesor Donald Trump se había retirado del acuerdo.

«No tengo miedo de morir o de ser ejecutada, lo que me aterroriza es que el mundo entero permanezca silencioso frente a un régimen de este tipo y lo autorice a llevar a cabo una opresión así en Estados Unidos», añadió la periodista: «Es lo peor».

Inteligencia de Irán relacionada con Venezuela

Los cuatro hombres nombrados en la acusación son un funcionario de inteligencia iraní y tres sujetos que trabajan bajo sus órdenes, según un comunicado del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que agrega que todos viven en Irán.

De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, los iraníes primero intentaron forzar a familiares del objetivo del secuestro, al que llama Víctima-1, a atraerla a un tercer país para arrestarla y luego llevarla a Irán y encarcelarla.

Luego pasaron a vigilar a la víctima y otros miembros de su hogar en Brooklyn, Nueva York, «en múltiples ocasiones en 2020 y 2021», agregó.

Los agentes contrataron a investigadores privados para «vigilar, fotografiar y grabar» a su objetivo, según la acusación.

Además investigaron cómo llevar a Alinejad de Estados Unidos a Irán. Uno de los hombres evaluó rutas desde el hogar de la periodista a un barrio costero en Brooklyn, mientras que otro averiguaba sobre un «servicio que proveía lanchas rápidas de estilo militar para una operación de evacuación marítima autónoma fuera de Manhattan», detalló el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

También evaluaron formas de llevar a Víctima-1, la periodista iraní, de Nueva York por mar a Venezuela, que tiene lazos cercanos con Teherán.

La acusación señaló que en julio de 2019, el jefe de las Cortes Revolucionarias de Irán dijo que cualquiera que enviara videos atacando al régimen, en particular contradiciendo la ley que ordena a las mujeres cubrir sus cabezas, «estaba cometiendo el crimen de cooperación con un gobierno extranjero hostil y sería sentenciado a 10 años de cárcel».

Red iraní descubierta por el FBI

La red iraní descubierta por el FBI también estaba buscando otros objetivos en Canadá, Reino Unido y Emiratos Árabes Unidos, y había intentado desplegar ahí métodos similares de vigilancia, según la acusación.

Los cuatro agentes fueron identificados como Alireza Shavaroghi Farahani, Mahmoud Khazein, Kiya Sadeghi y Omid Noori.

Un quinto presunto conspirador en California, Niloufar Bahadorifar, fue acusado de financiar la supuesta operación.

«Toda persona en Estados Unidos debe estar libre de acoso, amenazas y daño físico por parte de potencias extranjeras», dijo el Secretario de Justicia interino, Mark Lesko, en el comunicado del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Irán es considerado uno de los países más represivos contra periodistas en el mundo, ejerciendo un «control implacable» sobre el flujo de información en el país, según Reporteros Sin Fronteras. La ONG afirma que 860 periodistas han sido arrestados, encarcelados y en algunos casos ejecutados desde la revolución de 1979.

Noticia.Today

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button