Presidente de Sri Lanka huyó de su residencia antes de ser asaltada por manifestantes

Decenas de miles de personas habían participado anteriormente en una manifestación en Colombo para exigir la dimisión de Gotabaya Rajapaksa, considerado responsable de la crisis sin precedentes que afecta al país y provoca una inflación galopante, así como una grave escasez de combustible, electricidad y alimentos.

El presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, huyó el sábado de su residencia oficial en Colombo minutos antes de que fuera asaltada por una multitud de manifestantes, que lo acusan de ser el responsable de la profunda crisis económica que atraviesa el país y quieren expulsarlo del poder.

El primer ministro Ranil Wickremesinghe, que es el próximo en la línea de sucesión si Rajapaksa dimite, convocó inmediatamente una reunión de urgencia del gobierno para debatir sobre una «salida rápida» de la crisis.

En un comunicado, invitó a los dirigentes de los partidos políticos a unirse a la reunión y también pidió que se convocara al Parlamento.

«El presidente ha sido escoltado a un lugar seguro», dijo una fuente de Defensa a la AFP. «Él sigue siendo el presidente, está protegido por una unidad militar», añadió esta fuente, según la cual los soldados que custodiaban la residencia oficial dispararon al aire para disuadir a los manifestantes de acercarse hasta que Rajapaksa fuera evacuado.

Las cadenas de televisión locales mostraron imágenes de cientos de personas trepando por las puertas del palacio presidencial, un edificio de la época colonial, situado junto al mar y símbolo del poder en Sri Lanka.

Algunos manifestantes transmitieron en directo en las redes sociales videos que mostraban a una multitud deambulando por el interior del palacio.

Funcionarios del gobierno afirmaron ignorar las intenciones de Rajapaksa después de su huida. «Estamos esperando instrucciones», indicó a la AFP un alto funcionario. «Todavía no sabemos dónde está, pero sabemos que está con la Marina de Sri Lanka y que está a salvo».

Inflación galopante

Decenas de miles de personas habían participado anteriormente en una manifestación en Colombo para exigir la dimisión de Rajapaksa, considerado responsable de la crisis sin precedentes que afecta a Sri Lanka y provoca una inflación galopante, así como una grave escasez de combustible, electricidad y alimentos.

La ONU estima, entre otras cosas, que alrededor del 80% de la población se salta las comidas para hacer frente a la escasez y al aumento de los precios.

El principal hospital de Colombo informó que 14 personas recibieron tratamiento después de haber sido alcanzadas por gases lacrimógenos durante la manifestación.

Según las autoridades, unos 20.000 soldados y policías habían sido enviados a Colombo para proteger al presidente.

El viernes, las fuerzas del orden impusieron un toque de queda en un intento de disuadir a los manifestantes de salir a la calle.

Sin embargo, esta medida fue levantada después de que los partidos de la oposición, los activistas de derechos humanos y el Colegio de Abogados del país amenazaron con demandar al jefe de la policía.

De todos modos, el toque de queda fue ignorado en gran medida por los manifestantes, algunos de los cuales obligaron incluso el sábado a las autoridades ferroviarias a conducirlos en tren hasta Colombo para participar en la manifestación, dijeron los responsables a la AFP.

Las Naciones Unidas instaron a las autoridades de Sri Lanka y a los manifestantes a que velaran por que las reuniones del sábado se celebraran pacíficamente.

En mayo, nueve personas habían resultado muertas y varios centenares heridas durante los disturbios en el país.

En abril, Sri Lanka se declaró en suspensión de pagos de su deuda externa de 51.000 millones de dólares e inició negociaciones de rescate con el Fondo Monetario Internacional.

Esta crisis, de una magnitud sin precedentes desde la independencia del país en 1948, se atribuye a la pandemia de covid-19, que privó a esta isla del Asia meridional de las divisas del sector turístico y se ha visto agravada por una serie de malas decisiones políticas, según economistas.

Actualización – El portavoz del Parlamento anuncia la dimisión del presidente de Sri Lanka

El portavoz del Parlamento anuncia la dimisión del presidente de Sri Lanka

El portavoz del Parlamento, Mahinda Yapa Abeywardena, anunció este sábado la dimisión del presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, después de que miles de manifestantes irrumpieran en su residencia oficial durante una jornada de multitudinarias protestas en Colombo contra el gobierno por su gestión de la crisis económica.

«Porque quiere entregar el liderazgo del país pacíficamente, me pidió que informase a la nación de que su dimisión será entregada el miércoles (13 de julio)», dijo Abeywardena en un mensaje televisado.

El portavoz del Parlamento mantuvo una conversación con Rajapaksa para informarle del resultado de una reunión hoy entre los líderes de todos los partidos políticos del país, en la que se pidió mayoritariamente su dimisión junto con la del primer ministro, Ranil Wickremesinghe.

Manifestaciones masivas en Colombo

El primer ministro ya anunció su dimisión durante la jornada de hoy «para asegurar la continuidad del gobierno, incluyendo la seguridad de todos los ciudadanos», y recomendó la formación de un gobierno de unidad nacional con representación de todos los partidos.

Ambos anuncios llegan al término de una jornada de manifestaciones masivas en Colombo, durante las que miles de manifestantes irrumpieron en las residencias oficiales del presidente y el primer ministro, además de incendiar la vivienda privada de este último.

Las fuerzas de seguridad utilizaron por su parte gases lacrimógenos y cargaron contra manifestantes y periodistas, dejando decenas de heridos.

Las masivas manifestaciones de hoy se enmarcan en un contexto de protestas continuadas desde hace meses, debido al impacto sobre los esrilanqueses de una de las peores crisis económicas a las que ha tenido que enfrentarse el país desde su independencia en 1948, derivada de la merma de divisas de reservas internacionales y de un gran endeudamiento.

La tensión y el descontento aumentó en la isla a finales de marzo, cuando las autoridades impusieron cortes de luz de más de 13 horas, lo que llevó a la población a salir a las calles para pedir la dimisión del Ejecutivo de Sri Lanka.

Desde entonces, centenares de manifestantes se han instalado en las inmediaciones de la Secretaría Presidencial de Colombo y las protestas pacíficas alrededor de la nación isleña se volvieron habituales, mientras las autoridades tratan de llegar a un acuerdo de rescate con el Fondo Monetario Internacional

Noticia.Today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *