Internacionales

El gobernador de Texas, Greg Abbott, anuncia el fin de los beneficios federales de desempleo por la pandemia de COVID-19

La decisión incluye el fin del pago semanal extra de 300 dólares a personas que perdieron el empleo debido a la crisis sanitaria. Texas se une así a un grupo creciente de estados gobernados por republicanos que han eliminado los beneficios bajo el argumento de que no incentivan a los desempleados a buscar trabajo.

Texas se convirtió este lunes en el más reciente de un grupo de estados liderados por gobernadores republicanos en anunciar el fin de los beneficios federales de desempleo aprobados por el Congreso para aliviar el golpe financiero de la pandemia de COVID-19, argumentando que las ayudas desaniman a los trabajadores a reincorporarse a la fuerza laboral.

El gobernador del estado, Greg Abbott, anunció esta tarde que acordó con el Departamento de Trabajo de Estados Unidos que los trabajadores que perdieron empleo en ese estado ya no recibirán compensación por la emergencia sanitaria. Esto incluye el fin del pago semanal extra de 300 dólares.

La terminación de los beneficios entrará en vigencia el 26 de junio de 2021.

“La economía de Texas está en auge y los empleadores están contratando en comunidades de todo el estado”, dijo Abbott en su anuncio. “Según la Comisión de la Fuerza Laboral de Texas, la cantidad de puestos vacantes en el estado es casi idéntica a la cantidad de tejanos que reciben beneficios por desempleo».

Abbott dijo que su decisión también se basó en que, según la Comisión, «casi el 18% de todas las solicitudes de beneficios por desempleo durante la pandemia se ha confirmado o se sospecha que han sido fraudulentas».

El gobernador aseguró que las vacantes actuales son «bien remuneradas» y que casi el 45% de los empleos disponibles en Texas ofrecen salarios superiores a $15.50 por hora.

Un grupo creciente de empleadores alrededor del país han aumentado ligeramente los salarios para sus miles de vacantes de puestos. Esto en medio de las dificultades que enfrentan para llenarlas, a pesar de que el informe sobre desempleo de abril, el más reciente, mostró que las tasas de desempleo en Estados Unidos subieron ligeramente, incluso cuando se esperaba una mejora récord. 

Walmart, el empleador más grande del sector privado, anunció aumentos para 425,000 empleados en febrero, elevando su salario promedio por encima de 15 dólares la hora. El segundo empleador privado más grande del país, Amazon, dijo en abril que más de 500,000 de sus trabajadores verían aumentos salariales de entre 50 centavos y 3 dólares la hora. Costco también elevó su salario mínimo a 16 dólares la hora, a principios de este año.

Texas le sigue a otros estados gobernados por republicanos en anunciar el fin de los beneficios por desempleo debido a la pandemia: ya lo han hecho Mississippi, Arkansas, Carolina del Sur y Montana.

El presidente, Joe Biden, ha sostenido en ocasiones anteriores que «no hay mediciones» que indiquen que los beneficios federales desincentiven a las personas desempleadas a buscar trabajo.

«Sé que algunos empleadores están teniendo problemas para cubrir puestos de trabajo, pero lo que muestra este informe es que hay un problema mucho mayor», dijo el mandatario a inicio de mayo «Es que nuestra economía todavía tiene 8 millones de empleos menos que cuando comenzó esta pandemia. Los datos muestran que más trabajadores están buscando trabajo y muchos no pueden encontrarlos».

La secretaria de Comercio, Gina Raimondo, dijo a inicios de este mes que nada en los datos sugiere que el beneficio mejorado por desempleo sea la razón por la que la gente está sin trabajo. Pero, añadió, «esto es regional, y es apropiado que los gobernadores de las diferentes regiones respondan a lo que ocurre en su mercado laboral regional».

Millones de adultos han dicho en encuestas que no están trabajando por temor a contraer o propagar el COVID-19. Y muchas personas ciertamente reciben más dinero en forma de beneficios federales y estatales por desempleo de lo que ganarían en los trabajos disponibles.

Otras de las razones para el desincentivo de los ciudadanos para ocupar los puestos disponibles es que los negocios están reabriendo antes que las escuelas, por lo cual a algunos padres no tienen con quien dejar a sus niños si acuden a trabajar. Por otra parte, algunos desempleados no reúnen las habilidades necesarias para los trabajos que están abiertos, o no están dispuestos a cambiarse de carrera.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button