“Coincoin” La mineria de criptomonedas más grande de Venezuela aliada al régimen.

Según la información en detalles del portal en Armando.info la empresa Coincoin posee la mineria de criptomonedas más grande de América latina y es aliado del gobierno del estado Aragua

Coincoin es el nombre del grupo empresarial que posee las mayor granja de criptomedas de américa latina, según la publicidad de la empresa.

En Venezuela hay un auge desde hace varios años en la mineria de criptomonedas y esto se debe en parte por el costo de la electricidad.

Así como también los precios de las grandes instalaciones lo cual hace muy atractivo invertir en granjas de criptomonedas en el país..

Esta empresa tiene una fachada de innovación y emprendimiento pero esconde fuertes lazos con la gobernación del estado Aragua.

En el extrarradio industrial de Maracay, capital del estado Aragua, emerge un imponente complejo tecnológico de minería digital. Lo componen tres edificios, con una superficie de 10.000 metros cuadrados de construcción, interconectados con cables de fibra óptica.

Puede alojar 65.000 dispositivos de mineria ASIC (Circuitos Integrados para Aplicaciones Específicas), lo que la haría, según publicita en redes sociales, la mayor granja de América Latina

. Cuenta, además, con acceso garantizado a redes eléctricas, un activo inapreciable y que ya no suele darse por sentado en Venezuela. 

Información sobre Coincoin

Se trata del cuartel general del Grupo Coincoin, el holding conformado por la primera comercializadora de equipos de minería autorizada por la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip) y una de las siete casas de cambio venezolanas con licencia para operar en el mercado digital.

La granja, llamada así por apilar -como en un gallinero- procesadores de alta capacidad que extraen día y noche monedas digitales o criptomonedas, está ubicado en el sector de San Vicente de Maracay, una ciudad, por cierto, flanqueada por cuarteles e industrias y que desde hace décadas sirve de sede a la Casa de la Moneda.

En la zona donde radica la empresa es el barrio San Vicente, uno de los barrios más peligrosos del país.

Este barrio es el lugar donde opera el “Tren de Aragua“, megabanda criminal que ha extendido su radio de acción por américa latina.

En sus calles predominan parajes de casas envejecidas, portones solitarios, y una maraña omnipresente de ramificaciones de cables de electricidad que se entrecruzan hasta llegar a los postes.

Así luce hasta la entrada principal de la empresa de minería digital, resguardada por su propia seguridad. A partir de allí, la historia es otra, una de la que hace gala en redes sociales, eventos promocionales y a través de influencers invitados. 

El Mercado de criptomonedas en Venezuela.

Venezuela se reveló desde muy temprano como un territorio propicio para la minería de criptomonedas. Una ventaja es su electricidad, barata hasta ahora y de fuentes no contaminantes. Otra, la informalidad de su economía. El régimen chavista, por lo demás, abrazó con entusiasmo este sector de la innovación, y no precisamente por su imagen contracultural. Se dio cuenta, aún antes de las sanciones internacionales, de que debía echar mano a fórmulas que le permitieran independizarse del sistema bancario internacional y de la esfera del dólar. Con esa convicción creó el Petro, paradójicamente y casi contra natura, una criptomoneda oficial.

Ahora, mientras el sector todo vive un cierto auge -según la firma Chainalysis, que estudia el mercado, Venezuela es uno de los países con mayor adopción de las criptomonedas entre 154 monitoreados-, el propio Estado, a través de algunos de sus jerarcas, incursiona en esta colosal granja, otra asociación estratégica entre gobierno y empresarios con conexiones políticas. Y lo hace con ventaja porque, como se verá a continuación y parafraseando a Orwell, si bien todos los criptonegocios son iguales, algunos son más iguales que otros.

Barrio San Vicente y las criptomonedas.

El complejo de San Vicente fue, por un tiempo, un secreto a voces. Pero, recientemente, a comienzos de junio, un desliz aparente del influencer, paradeportista y motivador, Maikel Melamed, lo dejó en evidencia. Visitó la planta y publicó un video en Instagram, que no retiró a pesar de la lluvia de comentarios críticos recibidos. Al día siguiente de ese post de Melamed, otra influencer aseguró que las siguientes visitas se realizaron bajo el amparo de acuerdos de confidencialidad.

La revelación despertó la curiosidad sobre el basamento legal y tracto jurídico del consorcio. Una mirada permite comprobar el linaje burocrático-revolucionario que los sustenta.

La empresa Coincoin C.A, que posee licencia por la Sunacrip, está registrada en el estado Aragua desde el 10 de enero de 2018. Sus accionistas son Yobet Alberto Henriquez Ysla y, su señora madre, Carmen Marina Isla de Henriquez, empresarios aragüeños con otras compañías que, en su momento, han mantenido nexos comerciales con el gobierno del estado Aragua. Ese vínculo empieza con la llegada del primer gobernador chavista a la entidad, Rafael Isea, y se extiende con Tarek El Aissami, al menos, hasta la administración de Rodolfo Marco Torres. Tanto Isea como Torres son exoficiales militares.

información de los dueños de Coincoin

Henriquez e Islas, hijo y madre, tienen presencia en al menos diez compañías incluidas en el Registro Nacional de Contratistas (RNC). En tres de ellas comparten directorio. La mayoría se encuentran en el mismo sector industrial de San Vicente, en Maracay, entre la calle A y F. Esto, sin contar Coincoin C.A. y un par más que aparecen en sentencias del Tribunal Supremo de Justicia.

Una de ellas es YBT INC C.A., que usuarios en Google Maps identifican en sus reseñas como ubicada en la actual sede de Coincoin. Para 2018, el Instituto Nacional de Espacios Acuáticos recibía “asesoría en materia de implementación de criptoactivos en los procesos financieros” de esta empresa. Esta compañía, o el conjunto de ellas porque la marca arropa a otras tres, se dedicó a la “compra, venta, exportación y comercialización de equipos electrónicos y electrodomésticos, así como todo lo relacionado con informática”, ramo del negocio en los que los empresarios aragüeños y socios de la Gobernación de Aragua se han especializado aunque con distintos frentes. Entre 2004 y 2011, solo YBT INC recibió a través de Cadivi un poco más de 127 millones de dólares preferenciales, un monto apreciable. Además, 24 millones de dólares para la Corporación ALL C.A., otra de sus empresas. 

Si además se tiene en cuenta que el propio superintendente nacional del área, Joselit Ramírez, es ficha de El Aissami, a quien conoció en Mérida y con quien trabajó en la gobernación de Aragua, queda subrayada la importancia de la región en el negocio.

red de empresas de los socios de coincoin

para mayor información lea el articulo completo en Armando.info

Noticia Today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *